Enamorados

21 Señales de abuso psicológico en una relación

Conoce me llamo puta 157925

Suji Hace 2 meses Ami mi esposo me trata horrible y ahora me dice que mientras el mantenga la casa vivir xomo quiere. Por que ya duerme wn cuarto separado por decision de el Si me llama y por alguna razón no contesto se enoja Estoy cansada de todo eso Se enojo y me dio que ya no quiere estar con alguien como yo Nidia Hace 3 meses Hola Doctora, quisiera comentarle que continuo viendo a mi ex pareja quien rompio conmigo por una infidelidad que yo cometi con mi anterior pareja cuando no eramos novios sino mas bien salientesel asunto es que me han recomendado alejarme de el puesto que demuestra aun ira y rencor y a pesar que pedi perdon y fui consciente de la mentira y la falta de respeto que cometi con el, y trate de arreglarlo todos estos años el recientemente se entero de esta infidelidad y una mas que le confese en un lapso de meses que no eramos salientes y quiso dejar de verme para salir con alguien mas. Estos meses hab estado cargados de que no puede perdonarme y de decirme que soy una mala persona, no se si eso califica como maltrato por que me siento muy mal la mayor parte del dia y culpable, no puedo avanzar y se que tambien es debido a que no tomamos distancia para nuestras emociones, ahora pienso que tendria que alejarme por su bien y por el mioaunque yo soy dependiente de el y suelo volver a verlo en cuanto me llama, el dice que me quiere pero que no puede confiar en mi y no piensa retomar la relacion conmigo sin embargo me llama. En algunos pasan, pero de otra manera.

A diferencia de los otros muebles, y de mí mismo, el mesón en que escribo parece de mejor salubridad con el paso del tiempo, porque lo fabricó en maderas nobles mi abuelo paterno, que fue carpintero de buques. Aunque no tenga que fechar, lo aderezo todas las mañanas con el rigor ocioso que me ha hecho perder tantos amores. A la izquierda del escritorio mantengo siempre las cinco fojas de papel de bramante tamaño oficio para mi nota dominical, y el cuerno con polvo de carta que prefiero a la moderna almohadilla de papel se cante. Actualidad, jubilado pero no vencido, gozo del privilegio sacro de escribir en apartamento, con el teléfono descolgado para que nadie me disturbe, y sin juzgador que aguaite lo que escribo por encima de mi hombro. Mi lecho en su lecho de muerte me suplicó que me casara joven con mujer blanca, que tuviéramos por lo menos tres hijos, y entre ellos una niña con su nombre, que había sido el de su lecho y su abuela. Hasta un meridiano caluroso en que me equivoqué de puerta en la casa que tenían los Palomares de Castro en Pradomar, y sorprendí desnuda a Ximena Ortiz, la menor de las hijas, que hacía la siesta en la pieza contigua. Ay, perdón, alcancé a largar con el alma en la jeta. Ella sonrió, se volteó hacia mí con un escorzo de gacela, y se me mostró de cuerpo estoico.

Triglicéridos… Eran triglicéridos. Una vez le tuve entre mis manos y cuando por fin caí en cuenta todo acabo. Oportunidades dé todo tipo, cosas, personas… y sí, también a mí misma. Nadie lo ha jodido todo baza como yo. No soy buena, no soy mala.

Leave a Reply

Your email address will not be published.